martes, 30 de octubre de 2007

Escultura de Mayakovski



Con un día nuevo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues inauguro los comentarios... ¿quién mejor que yo, que fuí tu compañero de viaje?. En realidad fue una deliciosa etapa más del eterno viaje en que nos embarcamos, a través de la palabra, de las notas tomadas, las fotos publicadas o guardadas...Un viaje que queda en la memoria, como quedan los-las que nos hicieron la estancia fácil e inovidable. Esta estatua de Maiakovski nos dará sombra largo tiempo y nos acompañará durante otras jornadas. Nada se pierde, todo se acumula, todo se proyecta. Qué bonitas palabras has escrito de crónica. Todo poesía, huella que queda fijada en este blog. Tan tuyo, escritor y editor en vilo.

Port

Sintagma in Blue dijo...

Bienvenido a la blogfera.

Besos