miércoles, 14 de noviembre de 2007

Las tres lecturas



Los editores solemos hacer, como mínimo, tres tipos de lecturas de los textos que llegan a nuestras manos. Por un lado, es imprescindible realizar una lectura técnica que nos permita constatar el dominio que tiene el autor de la principal herramienta que debe conocer en profundidad, utilizar con pericia y procurar innovar: el lenguaje. En una segunda lectura debemos evaluar el estilo del creador, los temas que aborda, la verosimilitud de la obra, etc. Y un tercer análisis, no menos importante que los dos anteriores, es la denominada lectura economicista del libro, que suele sopesar la posible difusión y venta de la obra, la rentabilidad de la misma.

En caso de que un original no soporte estas tres lecturas, tiene escasas posibilidades de ver la luz. Porque un libro debe estar bien escrito, correctamente estructurado, ser interesante, novedoso y estar dirigido a un buen número de lectores potenciales dispuestos a adquirirlo.

No hay comentarios: