martes, 20 de mayo de 2008

Blues del silencio de Lola Santiago



Queridos amigos:

Mañana, miércoles 21 de mayo de 2008, a las 20.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Blues del silencio, de Lola Santiago, publicado por Sial Ediciones, en la Sala María Zambrano del Círculo de Bellas Artes (C/. Alcalá, 42. 28014 Madrid. Tel.: 91 360 54 00).

Intervendrán en el acto:
Juan Manuel de Prada, escritor,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y la autora del libro.

No faltéis. Os esperamos.

Lola Santiago nació en Granja de Torrehermosa (Badajoz). Reside en Madrid. Maestra Nacional y Pedagoga Terapeuta. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid. Estudios de Solfeo y Piano en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Es colaboradora habitual del diario ABC.
Poemarios Publicados: Apenas un Trazo (Editorial Torremozas, Madrid, 1985) agotado; Ya no es tiempo de lilas (Editorial Beturia, Colección Dávila, Madrid, 1993); Pulso Roto (Cuadernos poéticos Kylix, Badajoz, 1995) agotado; Plenitud del Instante (Ediciones Libertarias, Madrid, 1998). De Centro a Boca (Huerga & Fierro Editores, Madrid, marzo de 2004). Este último libro está siendo traducido al inglés en la Universidad de Chicago (EEUU).
Exposiciones: En el Club Financiero Atlántico de la Coruña (junio del 2001); en la Cámara de Comercio e Industria de Toledo (abril del 2002).

Blues del silencio merece incorporarse al elenco de obras que logran asomarse a esos pasadizos de dolor donde la humanidad se retuerce sobre un lecho de ortigas. Novelas que discurren sobre el filo de una navaja, sostenidas en el difícil equilibrio de una sensibilidad exacerbada, a ratos sublime y a ratos desgarradora. Leyéndola, resulta inevitable asociarla con los grandes hitos del género de "novelas de manicomio": Alguien voló sobre el nido del cuco, de Ken Kesey; Nido de víboras, de Mary Jane Ward; Al salir del infierno, de John Franklin Bardin; o, por citar un exponente más próximo, Los renglones torcidos de Dios, de Torcuato Luca de Tena. Como en las novelas citadas, la acción de Blues del silencio transcurre en gran medida en una institución psiquiátrica. Pero Lola Santiago no se ha conformado con narrar los padecimientos de una interna en uno de estos establecimientos; a Lola Santiago le interesan, sobre todo, las vicisitudes interiores de su protagonista, ese venero de anhelos truncados y aspiraciones reprimidas de una mujer hecha añicos que pugna por recomponerse, ante la hostilidad de un mundo que no la entiende. En este sentido, creo que el modelo más cabal de Blues del silencio -modelo que acaso la autora ni siquiera conozca, pues la familiaridad de su novela con la obra que enseguida mencionaremos es más de índole espiritual que estrictamente argumental- es La campana de cristal, de Sylvia Plath. Como la Esther Greenwood de La campana de cristal, Alba es una mujer en tránsito por el infierno; como ella, la angustia y la aflicción la acechan, le lanzan sus dentelladas inclementes, la obligan a rescatar los retazos e hilachas de una vida extraviada entre los escombros de la degradación mental. Pero lo que distingue la novela de Lola Santiago de cualquiera de las anteriormente citadas es su indeclinable esperanza, su fervorosa confianza en ese fondo de humanidad invicta que aletea al fondo, más allá de todo infortunio, más allá del voraz olvido. Y ese fondo de humanidad invicta se llama amor.

Juan Manuel de Prada

No hay comentarios: