martes, 16 de diciembre de 2008

Roto casi el navío de Ana Rosa Carazo


Queridos amigos:

El próximo viernes, 19 de diciembre de 2008, a las 20.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Roto casi el navío, de Ana Rosa Carazo, publicado por Sial Ediciones, en la Asociación de Escritores y Artistas Españoles (C/. Leganitos, 10, 1.º Dcha. 28013 Madrid. Tel.: 91 559 90 67).

Intervendrán en el acto:
Juan Van-Halen, escritor y presidente de la AEAE,
Amalia Bautista, poeta y prologuista del libro,
Javier Orrico, poeta, periodista y catedrático de Literatura,
Aurora Salvador Rosa, catedrática de la Universidad de Cádiz,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y la autora del libro.

No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Ana Rosa Carazo, cordobesa de Priego, es catedrática jubilada de Instituto, Lengua y Literatura españolas, a cuya enseñanza ha dedicado buena parte de su vida, con entusiasmo y fervor, en diversos lugares de esta España nuestra, y se siente orgullosa de haber despertado la sensibilidad literaria y la reflexión lingüística en muchos de sus incontables alumnos. Lectora incansable, escritora en su más íntimo sentir, ha colaborado, desde hace años, en periódicos y revistas, y la prosa de sus artículos suele ser tan clara como brillante su argumentación. Ha publicado los poemarios A contramuerte (2005), Libro de familia (2007) y De amigos y viajes (2008).

Roto casi el navío es el cuarto libro de poemas de Ana Rosa Carazo en muy pocos años. Esta producción, concentrada en un breve lapso de tiempo y resplandeciente en su absoluta falta de pretenciosidad, es otro de los aspectos que llaman mi atención. La autora de estos poemas tiene muchas cosas que decir, aunque las muchas sean las mismas pocas cosas, que también la obsesión es patrimonio de los poetas. Y sabe cómo decirlas porque ha pasado la vida en compañía de los mejores, enseñando y aprendiendo a la vez, respirando sílabas contadas y acentos en su sitio, hilando adjetivos y destilando verbos y, sobre todo, habitando la memoria con los versos elegidos que la siguen emocionando.
Hay dos heridas, siempre abiertas, que atraviesan y marcan la poesía de Ana Rosa Carazo: la terrible pérdida de su nieta y su ceguera. Y a partir de ellas, desde el pozo del dolor y la desesperación, la autora levanta su queja, su protesta y su melancolía y nos ofrece unos poemas entretejidos de desconsuelo y luz, derrota y esperanza, belleza y rebeldía. Rigurosa y exigente en su técnica, lúcida en su pensamiento, sensible y, por lo tanto, en las antípodas de la cursilería, disconforme sin arbitrariedad, fuerte a pesar de los años, las dolencias y los robos de la vida, aguda, contundente, intuitiva, sabia siempre, Ana nos regala su poesía y no debemos responder, no podemos, más que con admiración y gratitud.
Amalia Bautista

1 comentario:

amor dijo...

mientras el dolor se siga haciendo poema, el navío no se romperá del todo