domingo, 15 de junio de 2008

Presentación del libro Los últimos de Guinea. El fracaso de la descolonización




Queridos amigos:

El próximo lunes, 16 de junio de 2008, a las 20.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Los últimos de Guinea. El fracaso de la descolonización, de José Menéndez Hernández, publicado por Sial Ediciones, en el salón de actos de los Registros de la Propiedad (C/. Príncipe de Vergara, 72, 1.ª planta, 28006 Madrid. Tel.: 91 270 17 80).

Intervendrán en el acto:
Eugenio Rodríguez Cepeda, Decano-Presidente del Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España,
Francisco José Hernando, presidente del Consejo General del Poder Judicial,
Luis Martínez Calcerrada, magistrado del Tribunal Supremo,
Alberto Vázquez Figueroa, escritor y prologuista del libro,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y el autor del libro.

No faltéis. Os esperamos.

José Ramón Trujillo y Basilio Rodríguez

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es


José Menéndez Hernández (Madrid). Licenciado en Ciencias de la Información, Doctor en Derecho, del Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado, Registrador de la Propiedad y ex Magistrado del Tribunal Supremo.
Colaborador de ABC y de TVE en Guinea durante la Autonomía y en Tegucigalpa en 1968.
Entre 1972 y 1975 fue columnista de Nuevo Diario.
Autor de quince libros y de más de doscientos trabajos sobre temas jurídicos.
Profesor de la Universidad Complutense durante ocho años. También ha sido docente en la Universidad Autónoma de Tegucigalpa (Honduras) y en la de las Islas Baleares durante dos años.

Guinea Ecuatorial, antigua colonia española desde 1778, obtuvo su independencia hace cuarenta años, el 12 de octubre de 1968.
Anteriormente, en 1959, los territorios españoles del golfo de Guinea adquirieron el estatus de provincias españolas ultramarinas, similar al de las provincias metropolitanas, adoptando oficialmente la denominación de Región Ecuatorial Española, regida por un gobernador general que ejercía todos los poderes civiles y militares.
En 1965, la Asamblea de la ONU aprobó un proyecto de resolución en el que se pedía a España que fijase lo antes posible la fecha para la independencia de Guinea Ecuatorial.
En septiembre de 1968, Francisco Macías Nguema fue elegido primer presidente de Guinea Ecuatorial con el apoyo de movimientos nacionalistas ecuatoguineanos.
Macías eliminó a toda la oposición política e instauró una terrorífica y catastrófica dictadura, desatando tal animadversión hacia la comunidad española que, sintiéndose seriamente amenazada, abandonó masivamente Guinea.
El primer edicto de expulsión firmado por Macías estaba destinado al autor de este libro.
José Menéndez Hernández, testigo privilegiado de los acontecimientos históricos señalados, nos ofrece una visión pormenorizada, completa, amena y real de esos años, retratando magistralmente la sociedad guineana, describiendo en detalle la convivencia entre blancos y negros así como las intrigas políticas que marcaron el futuro de Guinea y acarrearon un acentuado complejo de culpa al pueblo español por no haber sabido emancipar dignamente a la denominada Perla de Biafra.
Los últimos de Guinea. El fracaso de la descolonización desvela claves fundamentales para entender una etapa oscura de nuestro pasado reciente y describe las vicisitudes de esos hombres y mujeres que, sin tiempo para recoger sus pertenencias y liquidar sus propiedades, tuvieron que abandonar a toda prisa el paraíso que sentían como su tierra y que todavía hoy añoran.
Fueron los últimos de Guinea. Europeos en los que aún late su alma africana.

Basilio Rodríguez Cañada

sábado, 14 de junio de 2008

Mesa redonda sobre "Poesía e imagen"



FERIA DEL LIBRO DE MADRID 2008 (Actividades culturales)
Pabellón de Encuentros Culturales Carmen Martín Gaite
Paseo del Duque de Fernán Núñez
Paseo de Coches de El Retiro (Madrid)

Mañana, domingo 15 de junio, a las 20.00 horas, tendrá lugar la mesa redonda Poesía e imagen, con la presentación del libro Arroyo, III Premio Internacional de Poesía Rubén Darío, de Emilio Ruiz Barrachina, publicado por Sial Ediciones, y la proyección del documental Lorca. El mar deja de moverse, dirigido asimismo por el citado autor. Participarán los siguientes invitados:

Félix Grande, poeta,
Francisca Aguirre, poeta,
Luis Alberto de Cuenca, poeta y profesor de investigación del CSIC,
Emilio Ruiz Barrachina, escritor y director de cine,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España.

Más información en la caseta de Sial Ediciones (número 122)

Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es


Emilio Ruiz Barrachina (Madrid, 1963). En 1997 regresa a España, después de pasar diez años en Latinoamérica, especialmente en Colombia, como periodista, desempeñando cargos como el de reportero del Servicio para América Latina de la BBC. Su primera novela, Calamarí (1998), ha conocido varias ediciones y supuso la revelación de un mundo literario, al mismo tiempo histórico y mítico. A ella siguieron A la sombra de los Sueños (2000), cuya adaptación al cine dirigió él mismo en 2004, El arco de la luna (2001), merecedora del X Premio Internacional de Novela Luis Berenguer, el ensayo Brujos, reyes e inquisidores (2003), la novela No te olvides de matarme (2004), de la que en 2005 se estrenó la adaptación teatral; el ensayo literario Tinta y Piedra. Calaceite, el pueblo donde convivieron los autores del Boom (2005) y Le ordeno a usted que me quiera (2006). Su más reciente publicación es la novela La venta del Paraíso. Ha dirigido documentales para cine y televisión como Luz, espacio y creación, Tinta y Piedra o Lorca. El mar deja de moverse.

Arroyo es un libro de un solo poema, del cual el jurado destaca la fortaleza de su contenido, que soporta una poesía de corte narrativo exquisitamente trazada, innovadora, donde lo social y lo espiritual se entremezclan en una espiral que parece no tener fin. Sorprende el ritmo interno del poema, que pretende asemejar un jadeo o una respiración entrecortada. Las vivencias personales del autor se funden con un claro homenaje a poetas como Félix Grande, Francisca Aguirre, Luis Rosales o Federico García Lorca.