viernes, 27 de febrero de 2009

La infidelidad del lino



Por primera vez te he sido infiel
sin que me lo puedas reprochar.
Las blancas sábanas de lino
te han echado en falta esta noche,
susurrándome tu nombre al oído
en numerosas ocasiones.
Me decían que recordaban
tus pies fríos, el olor de tu cuerpo.
Que notaban caricias diferentes
en los pliegues de su desorden.
Los espejos decidieron
mirar en otra dirección.
El edredón terminó aliándose
con los tres cojines grandes
y se escondieron bajo la cama.
Entre todos me mostraron
el testimonio de tu ausencia.
Y opté por ponerme ropa de abrigo
porque se anunciaba el invierno.

No hay comentarios: