miércoles, 18 de marzo de 2009

Puente del alma y la luna de Alberto Manzano


Queridos amigos:

El jueves 19 de marzo de 2009, a las 19.30 horas, tendrá lugar la presentación del libro Puente del alma y la luna, de Alberto Manzano, publicado por Sial Ediciones, en el Aula dels Escriptors del Ateneu Barcelonès (Canuda, 6, 5.º piso, Barcelona).

Intervendrán en el acto:

Carlos Zanón,
Jordi Bianciotto,
Basilio Rodríguez Cañada
y el autor del libro, que hará una lectura de sus textos.

No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

“Me va la vida en ello”. Así se expresa Alberto Manzano cuando le pregunto por el sentido de la creatividad, del arte, de la misma gestación del poema... Es un apunte pero también la síntesis de alguien que ha dedicado su vida a la traducción de los mejores cerebros de nuestro tiempo, músicos, trovadores, poetas perdidos en cafés más allá del tiempo. En el diálogo con la soledad protagonista y en las voces hermanas que nos enseñan el camino se inspiran los versos de Puente del alma y la luna. Y si tuviéramos que definir Alberto Manzano de alguna manera, la palabra 'puente' sería la indicada. Ángeles, un bailarín de la tristeza, finas telarañas en la mañana, sueños dispersos y mujeres de madrugada desfilan por un circo donde cada criatura desempeña su papel sin la necesidad de gritos ególatras ni desmesuradas rimas. Manzano envuelve de calidez cada poema, la esencia del perfume de los días de paso en que una estrofa puede ser el resumen de una vida, el río donde la luz refleja la intensidad que se contrae al ritmo del hombre que se interroga en cada palabra: “¿no tendrás otro infierno para escribir mi mejor canción?”

David Castillo

Muchos de los poetas y músicos que en los 80 y 90 empezamos a vertebrar esa suerte de rabia eléctrica y lírica que ha sido la música rock y la poesía urbana de este país, debemos mucho a Alberto Manzano. Nuestra producción sería otra, distinta, sin él. Alberto nos traducía las palabras de nuestros hermanos mayores, padrinos y –a veces- sobredimensionados ídolos. Nick Cave, Tom Waits, Patti Smith, Dylan, Lou Reed y, por encima de todos, Cohen, siempre Cohen. Manzano, además, ampliaba el mensaje y le daba una carga que en otros mensajeros se perdía. Y es que siempre lo sospechábamos: había un poeta dentro de ese otro Manzano traductor. Incluso tenía el olfato de saber que la distancia entre la Velvet y García Lorca, Rimbaud y Zimmerman, era mínima, apenas un pinchazo, un vómito, un beso robado a la noche, al hilo de cobre que oías en la cabeza. Así pues, a la distancia justa de sus mentores e influencias, Alberto Manzano nos regala este Puente del alma y la luna. Por sus líneas hay calle e incienso. Sangre, derrota y fe bombeadas, como no podía ser de otra manera, desde un corazón de rock and roll.

Carlos Zanón

No hay comentarios: