miércoles, 3 de junio de 2009

Espiritualidad y escritura



FERIA DEL LIBRO DE MADRID 2009 (Actividades culturales)
Pabellón Fundación Círculo de Lectores
Paseo del Duque de Fernán Núñez
Paseo de Coches de El Retiro (Madrid)

El domingo 7 de junio de 2009, a las 18.00 horas, tendrá lugar la mesa redonda sobre Espiritualidad y escritura y la presentación del libro El rostro de la soledad. Del decir a lo indecible, de Víctor Márquez Pailos, publicado por Sial Ediciones, con los siguientes participantes:

Julio Wais Piñeyro, monje cisterciense de Santa María de el Sobrado y escritor: "Espiritualidad encarnada",
Bernardo García Pintado, monje benedictino de Silos y escritor: "Espiritualidad y poesía",
José María Torrijos, fraile agustino y escritor: "El yo literario del impulso religioso",
Miguel García-Baró, profesor de la Universidad de Comillas y escritor: "Espiritualidad y filosofía",
Víctor Márquez Pailos, monje benedictino de Silos y autor del libro: "Espiritualidad y pensamiento".
Moderador: José Ramón Trujillo, editor y profesor universitario.

La cantante y actriz Maribel Per interpretará poemas musicalizados de Bernardo García Pintado.

Más información en la caseta de Sial Ediciones (número 294)

Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda., 28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Víctor M. Márquez Pailos nace en Gijón (1968). Cursa estudios de Filología en la Universidad de Oviedo, Teología en la Facultad de Teología de Burgos y Filosofía en el Instituto Superior de Filosofía “San Bosco” de la Universidad Pontificia de Salamanca. En 1991 ingresa en la Abadía Benedictina de Santo Domingo de Silos (Burgos).
De sus años universitarios recuerda con especial gratitud la memoria del profesor y sacerdote Juan de Sahagún Lucas.
A las lecturas de María Zambrano, propuestas en las aulas salmantinas por el profesor Luis Andrés Marcos, cree deber el nacimiento de su vocación al pensamiento. Al estímulo del filósofo y profesor Miguel García-Baró se debe el nacimiento de su primer libro, El rostro de la soledad.

El rostro de la soledad. Del decir a lo indecible
Al cumplirse once años del inicio de nuestra particular singladura editorial, hemos decidido ampliar la nómina de colecciones para poder acoger obras de naturaleza ensayística, que no aborden expresamente temáticas literarias o se engloben dentro del articulismo, subgéneros que encuentran acomodo en otra de las colecciones de Sial: Biblioteca Trivium de Textos y Ensayo.
A esta nueva colección la hemos denominado Sial & Silos Pensamiento, como testimonio de reconocimiento y gratitud a esta abadía benedictina en la que, al igual que tantos otros, hemos descubierto la hospitalidad de sus moradores, quienes nos han hecho depositarios de su afecto amistoso y fraternal. Monjes que reparten sus horas entre los oficios divinos, las tareas mundanas y la armónica belleza del canto gregoriano.
Otra de las razones que nos ha impulsado a vincular el nombre de Silos a la nueva colección ha sido la de recuperar el espíritu primigenio del monasterio como centro intelectual que viene desarrollando importantes proyectos culturales y bibliográficos.
También nos motivó el hecho de que la actual biblioteca monástica silense atesora un significativo número de obras de pensamiento, tanto en su vertiente filosófica, como en la metafísica o religiosa.
La última razón, aunque no la menos importante, la de que dentro de los muros de Silos se pergeñó la idea de esta colección, madurándose y enjaretándose los mimbres de la misma en distintas visitas posteriores.
Es preciso manifestar, por otro lado, que vincular nuestra marca editorial con Silos nos hace sentirnos especialmente motivados a quienes, tras la publicación de más de trescientos títulos, anhelamos que esta “joven” casa editorial siga creciendo y ocupe un lugar destacado en el panorama de las letras hispánicas.
Tampoco ha sido casual la elección de este libro, El rostro de la soledad. Del decir a lo indecible, de Víctor Márquez Pailos, monje del Monasterio de Silos, como primer título de la colección. Entre otros motivos, el hecho de que este trabajo haya surgido del propio modo de vida cenobítico, y el que al final de los tres capítulos principales aparezcan tres semblanzas de dos monjes y del abad de Silos, nos parece un buen punto de partida para la colección, ya que el libro es fuente y manantial a un tiempo; fuente que sacia nuestra sed de conocimiento y manantial del que brotan experiencias e ideas que son testimonio vivo de cuanto se explica y acerca de lo que se reflexiona.
También es preciso hablar, aunque sea brevemente, del autor, Víctor Márquez Pailos, monje, filósofo, poeta y escritor. Un humanista que ha dedicado su vida a profundizar en el estudio de las ciencias teológicas, el arte, la literatura y el resto de las Humanidades, con una excelente formación intelectual. Un religioso comprometido en la tarea de difundir la experiencia monacal, la alegría y el compromiso de su vocación y fe religiosas, e inmerso en la noble labor de avivar la inagotable llama del conocimiento humano y divino. En definitiva, una persona entrañable que desea hacernos copartícipes de su proyecto de vida.
Víctor Márquez es un autor novel, pero en modo alguno es un escritor primerizo, pues ha alumbrado diversos trabajos que, en su afán de dignificar lo que ha de ser proyectado hacia los demás, ha guardado largo tiempo para sí o, como mucho, ha compartido sólo con lectores muy cercanos.
Un primer libro, pues, que destila múltiples lecturas, elaborado con un particularísimo estilo en el que se fusionan diversos géneros literarios: ensayo, memorias, biografías, narrativa, poesía... A destacar el apartado titulado “A Clemente”, perteneciente a la tercera parte, “Decir nosotros”, que quizá podría ser el germen de un futuro estudio monográfico sobre la especial convivencia que tiene lugar en el cenobio, entre el abad y el resto de los monjes...
No quiero finalizar este breve introito sin mencionar el sintético, acertado y sugerente pórtico del profesor universitario y escritor, Miguel García-Baró, que invita a adentrarse en la lectura de esta opera prima de Víctor Márquez, a la que han de seguir muchas otras, ya que posee un amplio y profundo caudal creativo que es preciso canalizar hacia sus lectores.
Que así sea.

Basilio Rodríguez Cañada

1 comentario:

Ana Belio dijo...

La poesía está repleta de sensaciones por descubrir y siempre depende del autor/a, que nos dibuje sus sentimientos en forma de poemas.

Me ha encantado saludarte esta mañana y estrecharte la mano Basilio.

Un fuerte abrazo.