miércoles, 3 de junio de 2009

Mesa redonda sobre "Guinea Ecuatorial en clave literaria"


FERIA DEL LIBRO DE MADRID 2009 (Actividades culturales)
Pabellón de Encuentros Carmen Martín Gaite
Paseo del Duque de Fernán Núñez
Paseo de Coches de El Retiro (Madrid)

El sábado 6 de junio de 2009, a las 11.00 horas, tendrá lugar la mesa redonda sobre Guinea Ecuatorial en clave literaria, organizada por Sial Ediciones, con los siguientes participantes:

José Menéndez Hernández, escritor: "El sueño de Guinea Ecuatorial",
Justo Bolekia Boleká, escritor: "Literatura e imaginario bubi",
Francisco Zamora Loboch, escritor: "Annobón: paraísos imposibles",
Antonio Carrasco González, escritor: "Imaginario colonial hispanoafricano".
Moderador: José Ramón Trujillo, escritor y profesor universitario.

Más información en la caseta de Sial Ediciones (número 294).

Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda., 28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

De "Antología de novelas españolas sobre Guinea colonial"

A Guinea se llegó en 1778, aunque hasta 1858 no se puede hablar propiamente de inicio de la colonización por el estado de abandono en que se tenían los territorios. Más aún, quizás hasta finales del siglo XIX o principios del XX no hubo una población que se pudiera llamar colonia y ésta estaba reducida a muy pocos lugares. Hasta la década de los veinte del siglo pasado no se llegó a explorar todo el territorio español del continente africano. Así resulta lógico comprobar que las primeras referencias a esta colonia en la novela española aparezcan en 1886, año en que Donacuige escribe unos capítulos de muy poco detalle. Y hubo que esperar hasta los años que van desde 1921 a 1925 para encontrar los relatos de José Más, escritor al que la necesidad le levó a trabajar en la colonia y conocía de primera mano la vida en el país. En 1925 aparece La danza de los puñales, de Buenaventura Vidal, un intento a medias logrado de hacer una novela de aventuras africanas. Después sería Jesús R. Coloma quien dedicara algunos cuentos en 1928 y Joaquín Rodríguez Barrera una novela deslavazada, pero llena de detalles de vida indígena en 1931. En la época republicana Eladio Antonio Rebollo da a la luz una novela con más intención política que literaria.
La Guerra Civil obligó a muchos españoles al exilio. Uno de ellos Guillermo Cabanellas, antiguo funcionario colonial, publicó en Buenos Aires en 1944 La selva siempre triunfa. Y después hay que esperar hasta los años cincuenta para que se produzca una pequeña explosión literaria guineana, que nos trajo algunos de los mejores relatos del tropicalismo español. Fang Eyeyá (1950) de Germán Bautista Valverde, La selva humillada (1951) de Bartolomé Soler, Efún (1955) y La mujer del colonial (1962) de Liberata Masoliver, Tierra negra (1957) de Domingo Manfredi, Tres modos de vivir (1958) y Los que no se van (1967) de José María Vilá y En el bosque fang (1962) de Iñigo de Aranzadi.
La narración Guinea siguió tras la independencia del país. La situación colonial se encuentra en Manto verde bajo el sol (1973) de López Izquierdo, Historia de una maestra (1990) de Josefina R. Aldecoa, La última cacica (1990) de María Paz Díaz, El corazón de los pájaros (2001) de Elsa López y Al sur de Santa Isabel (2002) de Carles Decors.
A este panorama hay que añadir las novelas que los misioneros escribieron sobre este territorio: Alma española (1952) de Francisco Onetti, Operarios del última hora (1955) de Augusto Olangua y un cuento en Luces en la noche (1960) de Carlos E. Mesa. Y algunas novelas para el lector juvenil: En las selvas de África (1962) de J. Gabarras, Rumbo a Elobey (1974) de José Lorman, El aprendiz de Stanley (1999) de Paco Climent y Aprendiz de marinero (2000) de Armando Boix.
Poco más se puede añadir a la historia de la literatura colonial sobre Guinea española. Hay que citar dos novelas de autores indígenas, publicadas en la etapa española: Cuando los combes luchaban (Madrid 1953) de Leoncio Evita y Una lanza por el boabí (Barcelona 1962) de Daniel Jones Mathama. En el teatro han quedado pocas muestras de los que fue este periodo histórico: Bajo el sol de Guinea (1945) de Soria Marco y una obra cubana sobre los deportados de 1869, Fernando Poo (1983) de Ignacio Gutiérrez. Si hay una abundancia de relatos y poemas, publicados en las revistas y periódicos de la colonia, de escasa calidad y poca trascendencia. Una selección de esto se puede ven en las antologías de Nerín y Creus[1] para los escritores europeos y de Donato Ndongo[2] para los indígenas. A esto hay que sumar los relatos que dos escritores americanos, Horacio Quiroga y Roberto Arlt, dedicaron a la colonia española.
[1] Estampas y cuentos de la Guinea Española. Clan editorial. Madrid 1999.
[2] NDONGO BIDYOGO, Donato: Antología de la literatura guineana. Editora Nacional. Madrid 1984; NDONGO BIDYOGO, Donato y NGOM, Mbaré: Literatura de Guinea Ecuatorial (Antología). Sial. Madrid 2000.

Antonio Carrasco González

No hay comentarios: