lunes, 14 de diciembre de 2009

Utópicos atípicos excéntricos de Ana Rosa Carazo


Queridos amigos:

El próximo viernes, 18 de diciembre de 2009, a las 20.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Utópicos atípicos excéntricos, de Ana Rosa Carazo, publicado por Sial Ediciones, en la Asociación de Escritores y Artistas Españoles (C/. Leganitos, 10, 1.º Dcha. 28013 Madrid. Tel.: 91 559 90 67).

Intervendrán en el acto:
Juan Van-Halen, escritor y presidente de la AEAE,
Francisco Rodríguez Adrados, Académico de la Real Academia Española,
Juan Manuel de Prada, escritor y periodista,
Aurora Salvador Rosa, catedrática de la Universidad de Cádiz,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y la autora del libro.

No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Ana Rosa Carazo, cordobesa de Priego, es catedrática jubilada de Instituto, Lengua y Literatura españolas, a cuya enseñanza ha dedicado buena parte de su vida, con entusiasmo y fervor, en diversos lugares de esta España nuestra, y se siente orgullosa de haber despertado la sensibilidad literaria y la reflexión lingüística en muchos de sus incontables alumnos. Lectora incansable, escritora en su más íntimo sentir, ha colaborado, desde hace años, en periódicos y revistas, y la prosa de sus artículos suele ser tan clara como brillante su argumentación. También en Sial Ediciones, ha publicado los poemarios A contramuerte (2005), Libro de familia (2006), De amigos y viajes (2007) y Roto casi el navío (2008).

Utópicos atípicos excéntricos
Este libro lo componen veinticuatro fabulillas en versos variados cuya música, creo, no te resultará desconocida si has tenido ya alguna relación con la poesía en nuestra lengua. Cuando las leas verás que son tan atípicas, tan utópicas y tan excéntricas como sus personajes. Porque, siendo fábulas, no enseñan astucias de supervivencia en un mundo hostil, ni proponen lecciones de recta conducta. Siendo fábulas son mucho más líricas que narrativas, hablan de apetencias extrañas y anhelos imposibles, afirman al individuo como tal, al individuo que se niega o se resiste o se duele de ser mero representante de una clase de seres, cuando su verdad singular, la verdad de su alma o de su inteligencia o de su corazón es otra. Sus personajes no son ridículos, son adorables. No nos hacen reír con compasión y desprecio, sino con ternura.





Todos sabemos por experiencia lo que es sentirse contrariado, frustrado, insignificante o diferente, así que no nos son en absoluto ajenos. Los comprendemos muy bien, y por eso nos emocionan. Nos ganan para su causa particular. Nos hacen solidarios con su inconformismo, incluso en aquellos casos en que su desviación de la norma se nos antoja marcadamente caprichosa, decididamente absurda, por completo maniática. Resumiendo, nos gustan. Sus historias son deliciosamente originales. A primera vista no parecen demasiado didácticas, como les correspondería en tanto que fábulas, sino poéticas, intensamente poéticas. Sin embargo y pese a todo, cada una de ellas contiene un ejemplo del que se desprende una enseñanza, creo que una enseñanza esencial para todos nosotros. Y es esta: la verdad del individuo está por encima de las generalizaciones.
Aurora Salvador Rosa

No hay comentarios: