sábado, 19 de diciembre de 2009

Uvas, sexo y chocolate de Ana Delgado


Queridos amigos:

El martes 22 de diciembre de 2009, a las 20.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Uvas, sexo y chocolate, de Ana Delgado, publicado por Sial Ediciones, en la Fundación Fondo Internacional de las Artes (C/. Almirante, 1, 28004 Madrid. Tel.: 91 521 23 53).

Intervendrán en el acto:
Luis Daniel Pino, poeta,
Eva Eceizobarrena Dos Santos, profesora de márketing y publicidad,
Toñi Ricoy, periodista y especialista en comunicación,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y la autora del libro.

No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Ana Delgado
Treinteañera, madrileña. Es profesora, formadora activa y se dedica a la redacción y fijación textual.
Ha trabajado como guionista y presentadora en radio y televisión.
Ha realizado numerosos talleres y cursos especializados en escritura creativa y periodismo literario.
Actualmente estudia la diplomatura de Creatividad y Técnicas publicitarias.
Uvas, sexo y chocolate es su primer libro.

Uvas, sexo y chocolate

NI PUTAS NI PRINCESAS

Ni las mujeres ni los pueblos felices tienen historia.
George Eliot (Mary Anne Evans)

Éste no es un libro adecuado para remilgados, ortodoxos, mojigatos ni resentidos. Es una obra fresca, descarada, con cafeína, nicotina y alcohol, mucho alcohol.
También podréis encontrar entre estas páginas noches en vela, madrugadas prolongadas, Dolce & Gabbana, bragas, bombones, amantes y parejas despechadas.
Además, si os atrevéis a rascar, tras lo superficial se puede hallar una profunda insatisfacción y la premura de quienes ven cómo se escapa la vida entre los dedos, desecando la orografía del deseo y acartonando la lisura de la piel.
Uvas, sexo y chocolate habla de todo eso y de mucho más, aunque no ofrece fórmulas contrastadas con las que curarnos de la desesperanza, la decepción, el desencanto o la decrepitud. No, en modo alguno. Aunque sí nos ayudará a combatir el tedio, la monotonía, el aburrimiento y la rutina.
No dudéis que con las historias recogidas en este libro vais a descubrir los recodos del desván de vuestra propia existencia. Sin embargo, sus textos os harán reír, a carcajadas, en ciertos momentos, sin el más mínimo pudor. En otras ocasiones, en cambio, sólo provocará que asome en vuestro rostro una sonrisa pícara, cómplice. Pero no podréis permanecer impasibles.
Momentos habrá, en los que incluso os preguntaréis qué extraño impulso os ha llevado a leer siquiera la solapa o la contracubierta de este paralelepípedo aplanado, de portada enigmática, a modo de collage colorista, o bodegón con jugosas uvas, apetitoso bombón, elegante copa de Cosmopolitan, apetecibles labios, serpenteante humo y difuminadas manchetas de recortes de prensa en varios idiomas.
En todo caso, la sensación que os ha de quedar cuando terminéis de leer Uvas, sexo y chocolate será absolutamente satisfactoria, pues la inversión de tiempo que hagáis se verá recompensada con el descubrimiento de unos personajes e historias sorprendentes.
El libro hay que considerarlo una obra continuada, sin apartados rígidos, pero incluye tres microrrelatos o textos dramáticos que estructuran la obra, complementados con fragmentos de historias narrados por diferentes voces femeninas, que nos hablan de vivencias cotidianas, expresadas con una especial sensibilidad, que logran avivar nuestra curiosidad y nos incitan a cambiar de hábitos y de modo de vida.
Ana Delgado trabaja con diferentes registros y géneros literarios: relato corto, escritura dramática, guión, poesía y prosa poética, agrupados entre sí como una sucesión, sin orden preciso, que discurre con un ritmo trepidante, como la vida misma; aunque también busca provocar una reacción de especial intensidad en el lector, medida con criterios literarios y personales.
Los textos que aparecen en el libro se comenzaron a esbozar en el año 2005 y quedaron completamente fijados en 2008.
En el libro hay mucha calle, observación directa, bastante vida, aunque en modo alguno es autobiográfico. Ana escribe de lo que conoce y comparte los resultados de una praxis vital tamizados con herramientas literarias que, una vez depurados, los convierten en pura ficción. Irrealidad, por tanto, objetivable y abierta a múltiples interpretaciones y lecturas, a diferentes puntos de vista.
Nuestra autora se convierte en portavoz de un colectivo importante de mujeres que quieren vivir una existencia distinta a la que les tenían encomendada. Mujeres que, en plena treintena, mantienen lo mejor de etapas pretéritas. Una chica madura, actual, moderna, que sabe lo que busca, no acepta interferencias, limitaciones o barreras artificales.
Hablamos de una mujer canalla pero elegante, una femme fatal, una lolita treintañera, una hija de su tiempo. Una mujer que lo mismo se pone tetas que la epidural, porque la belleza, la elegancia o la maternidad, no deben hacernos sufrir. Tampoco le gusta el mundo de los sueños, porque prefiere experimentar con cada poro de su piel aquello que describe. No quiere renunciar a sus Converse con vaqueros, pero sabe jugar con el tacón de aguja y las medias de rejilla.
Si tuviésemos que personificar al tipo de mujer que analizamos, tendríamos que ponerle el espíritu de Kate Moss, la polémica y controvertida modelo británica, la última de las grandes top models, y el rostro de Jennifer Aniston, la actriz estadounidense ganadora de un premio Emmy y de un Globo de oro, por la interpretación de Rachel Green en la serie de televisión "Friends".
Asimismo, la serie "Sexo en Nueva York" describe a la perfección el comportamiento, las relaciones y la convivencia que establecen este tipo de mujeres a las que nos venimos refiriendo. Las vidas y amoríos de las cuatro protagonistas de esta comedia americana, que en la última década (se grabó entre 1998 y 2004) ayudó a cambiar la visión de la moda y a romper viejos tabúes sexuales, tienen mucho que ver con los modelos de mujer que aparecen en Uvas, sexo y chocolate.
En definitiva, nos encontramos ante una narradora-poeta que se atreve con temas que nos afectan a todos: el amor, la amistad, los problemas, la familia, la muerte..., y los aborda con decisión y sin tapujos, desvestida de la hipocresía convencional que nos constriñe y empequeñece. Su obra es la más viva representación del deseo, el placer y el "pecado", desde el prisma de una nueva mujer; una invitación para adentrarnos en el día a día (también en las lúbricas noches) de las féminas urbanitas de nuestro tiempo.
Un mundo de sensaciones por descubrir y, sobre todo, por disfrutar, de la mano de Ana Delgado.
Gócenlo, pues, en la ficción y, si se atreven, especialmente en la realidad.

Basilio Rodríguez Cañada

No hay comentarios: