sábado, 24 de octubre de 2009

Presentación de Lejos de Valparaíso de Noemí Trujillo en Viladecans


Queridos amigos:

El sábado 7 de noviembre de 2009, a las 12.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Lejos de Valparaíso, de Noemí Trujillo, publicado por Sial Ediciones, en la Biblioteca de Viladecans (Avda. Josep Tarradellas, 16, 08840 Viladecans, Barcelona. Tel.: 93 637 40 90).
Intervendrán en el acto:
María Salmerón, concejala de cultura del Ayuntamiento de Viladecans,
Pura Salceda, poetisa,
Eva Rumi, escritora,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y la autora del libro.
No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Noemí Trujillo (Barcelona, 1976). En 2009 publica su primer poemario, La Magdalena. Ha colaborado en las antologías Renacuajos, ranas y algún que otro príncipe azul, Lágrimas de despedida, Impresiones y recuerdos y Amor eterno.
Socia fundadora y presidenta de la asociación cultural y artística ANCEO, que se dedica a la divulgación cultural.
También ha colaborado en la antología Siete voces para una misma palabra, poesía y en el libro en “prosia” La misión estelar del club Dante junto a Julián Miranda y otros veinte poetas.
Ganadora de la XXIV edición del concurso de relato breve Ciutat de Viladecans, con el cuento “La Candelaria”.
Sus lugares en internet: http://trujillo.bubok.com/ , http://anceo.blogspot.com/ , http://albantaciudad.blogspot.com/ , http://noemitrujillo.blogspot.com/
Lejos de Valparaíso
El amor es un viaje mágico y doloroso por el interior del cuerpo humano. En el caso de Noemí Trujillo, la metáfora se hace realidad, pues un viaje casual de su marido —a Chile, por ejemplo— desencadena en ella toda una cadena de reacciones químicas que la conducen a la soledad del papel en blanco y a viajar en sus versos por el país del amor, que está mucho más cerca y mucho más lejos, mucho más nunca y siempre, mucho más arriba y debajo, que esa franja estrechísima de terreno entre los Andes y el Pacífico donde nació Pablo Neruda hace ya ciento cinco años. El cuerpo de Noemí (y cuando digo ‘cuerpo’ quiero decir, también, ‘espíritu’) viaja por el planeta del “te quiero”, del “te echo de menos” y del “te necesito” con una intensidad y una hondura tales que se diría va a quebrarse en cualquier momento y hacerse pedacitos, como si hubiese un iceberg soñado o un acantilado imposible que frenase su singladura con el beso mortal y desgarrador de sus irresistibles labios de hielo o de basalto.
Porque el amor es un viaje en el que acabas roto, desvencijado, hecho trizas, y esa sensación de ir fragmentándose en pedacitos conforme piensa uno que va avanzando no se experimenta tan sólo en el cerebro, sino en todas y cada una de las partes del cuerpo, incluso en los ovarios. Por eso dice Noemí: “Mis ovarios huelen / a fruta podrida” en el poema que inaugura el libro, escrito desde el bosque en llamas de la ausencia. Junto a esa indeseada fragmentación de nuestra geografía corpórea hay, en el viaje del amor, escalas que aglutinan los trozos del amante en gloriosa unidad durante unos instantes, y de esos momentos de plenitud y de felicidad también se nos habla en Lejos de Valparaíso. Se queja la poeta de multitud de carencias, pero también exhibe las cartas de la entrega y del deseo permanente como un mazo de naipes victoriosos que vienen a expresar el lado “constructivo” del amor, aquel que se proyecta en la ansiada maternidad —tema recurrente en el libro—, en la búsqueda de un canibalismo amoroso que, en vez de fragmentar, aloje la arquitectura de la amada en el estómago del amado, o viceversa, evocándose algo de lo que yo mismo decía en mi poema “El desayuno” y que, mucho antes que yo, y en términos negativos, había expresado con voz irrepetible el bueno de Lucrecio en el libro IV de su poema De rerum natura: “Los alimentos, las bebidas ocupan sitios fijos en nuestro cuerpo una vez ingeridos, y así es fácil apagar el deseo de beber y comer.” Pero, ¿qué queda del amado en la amada? ¿Qué de la amada en el amado? Y contesta Lucrecio: “Impalpables y vanos simulacros, miserable esperanza que muy pronto se desvanece.”
Noemí Trujillo sabe muy bien de lo que habla. Y se expresa alto y claro, para que todo el mundo la entienda. Me alegro de que, en ese constante desvelarse ante el exterior (¿qué otra cosa es la lírica?), le hayan servido viejas fórmulas mías, que ella enriquece con nuevos juegos de palabras, como cuando escribe: “No sabes / cómo me agota / amarte tanto / y sentirme / desarmada.” (Sutilísima esa r que convierte a la “desamada” en “desarmada”, porque el amor es un estado de rendición, y quien se rinde entrega al vencedor todas sus armas.)
Tras la oscuridad, la partida y la espera todo acaba en llegada y luz, aunque en esa llegada y en esa luz haya matices de todos los colores, desde el verde de la esperanza hasta el negro del abismo. Pero eso es el amor: un viaje al fondo de la noche en el que se funden integración y desintegración en un mismo crisol, del mismo modo que la materia y la antimateria se dieron cita en el big bang para poblar el universo. Noemí nos da cumplida cuenta de ese viaje mágico y doloroso en el libro que empieza donde terminan estas líneas cariñosas y cómplices.

Luis Alberto de Cuenca

Si no hay amor hay olvido de Sagrario Núñez


Queridos amigos:
El jueves 29 de octubre de 2009, a las 20.00 horas, tendrá lugar la presentación del libro Si no hay amor hay olvido, de Sagrario Núñez, publicado por Sial Ediciones, en el Café Libertad 8 (C/. Libertad, 8, 28004 Madrid. Tel.: 91 532 11 50).
Intervendrán en el acto:
Justo Bolekia Boleká, escritor y catedrático universitario,
Luis Farnox "El Mecánico del Swing", poeta y hombre orquesta,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y la autora del libro.
Además, habrá otras intervenciones y sorpresas especiales.
No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Sagrario Núñez Molina nace en Blanca (Murcia) el 1 de enero de 1940. Ha colaborado en diversas revistas educativas, entre las que se encuentran Nuestra voz y Gaceta escolar. Igualmente, ha sido ponente en temas educativos. Ha dirigido teatro y estrenó en Madrid, entre otras obras, Bécquer. El día y la bruma de Manuel Muñoz Hidalgo. Ha obtenido numerosos galardones literarios, a destacar el que le fue entregado por Dámaso Alonso por el relato Fuego de nopal, incluido en su libro Cuentos en la plazuela (Madrid, 2008).
Gerente y fundadora de Novoditex, ha desarrollado el arte del diseño, vestuario y atrezzo para series de televisión, teatro, cine y fotografía, material para iluminación y efectos especiales. También ha escrito varios cortos y guiones cinematográficos.
En abril de 2008 le fue concedido el Premio Literario Intercentros de la Comunidad de Madrid y en mayo del mismo año publicó, junto a escritores de gran prestigio, Cuentos para Murcia.

Si no hay amor hay olvido
No resulta difícil imaginarse a Sagrario como una niña alegre, vivaracha, imaginativa, curiosa y comunicadora. Quizá porque sigue siendo así: una niña encarnada en una persona madura, que no añosa, empeñada en retornar a los felices años de su infancia e intentando recobrar las experiencias vividas en aquellos tiempos, los paisajes de la niñez perdidos, las personas que marcaron su devenir vital, las mismas que ahora ha convertido en personajes literarios.
Hace unas pocas semanas, nos contaba en casa de Ángeles –nuestra común amiga- una historia de los mencionados años infantiles ampliamente descriptiva de cómo era la personalidad de nuestra autora.
En puertas de cumplir siete años, como cada tarde, Sagrario iba a recoger los huevos que habían puesto las gallinas durante esa jornada. Camino de los ponederos, vio en una esquina del corral a su perrita galga Gilda, que esperaba perritos (aunque ése esa un tema tabú para los niños), cómo lamía con fruición hasta romper unas bolsas gelatinosas en movimiento sobre la tierra (en las que bullía la vida), que la niña supuso serían los perritos. La criatura, en su afán de ofrecer un lecho más mullido a los recién nacidos, corrió a buscar un celemín de serrín que volcó sobre esas bolsitas húmedas y semitransparentes. Pero, nada más echar las partículas de madera sobre los perritos, que parecían croquetas perrunas, la perra pareció enloquecer, lamiendo más insistentemente a sus hijitos, en el afán de limpiarlos y de recuperar su olor natural. Sin embargo, al no lograrlo, terminó por comerse a sus pobres crías.
La tremenda impresión que causó a la niña contemplar aquella terrible escena, la hizo volver de inmediato a su casa, meterse en la cama y permanecer así varios días, sin hablar, sin decir nada. El médico, a pesar de los múltiples análisis y pruebas que la realizó, no averiguaba la etiología de la enfermedad ni acertaba con el tratamiento. La niña, de mal en peor, palidecía y adelgazaba como un gorrioncillo, aferrada a su pizarra que escondía entre las sábanas, donde solía dibujar y escribir lo que le acontecía cotidianamente. Y necesitaba imperiosamente narrar lo que había visto. Pero, ¿cómo escribir una historia tan tremenda y complicada, que además no debía haber observado? Y, ¿dónde hacerlo?
Coincidiendo con esos días de postración y abatimiento, vino a casa su hermano Antonio de vacaciones y le trajo un cuaderno, su primer cuaderno, ¡con lo que había anhelado tener uno!
De inmediato sustituyó la pizarra y el pizarrín por el flamante cuaderno y ¡por fin! pudo escribir la que le había acontecido, la primera historia, el primer relato de una experiencia vivencial, que posibilitó al médico y a su familia averiguar lo que la ocurría y así poder sanarla.
De esta manera, Sagrario aprendió una lección que a menudo ha vuelto a recordar: sufres porque estás viva. El sufrimiento nos fortalece pero es preciso externalizarlo para que no se enquiste dentro.
A partir de ese momento, una libreta que sustituyó al famoso cuaderno, y otras muchas que vinieron después, han sido fieles compañeras de viaje, en las que reflejar sensaciones, vivencias, recoger citas y sentimientos, pergeñar historias y guardar secretos inconfesables.
Pero seamos ordenados, siguiendo el ejemplo de Sagrario, y retomemos su historia. A los once años deja la escuela para atender asuntos familiares ineludibles, pero, curiosamente, lejos de cerrarse a seguir con su proceso de aprendizaje, esta dificultad la empujó a leer y a escribir con más ahínco, a abrazarse a la lengua y a la literatura como tablas de salvación, a “hacer cuentas” cada día, hasta dominar las matemáticas. Porque la niña quería convertirse en una buscadora de palabras y ser notaria de su tiempo, mientras aprendía a amasar el pan.
Tiempo más tarde, vino el matrimonio a una edad temprana (veintidós años), la alegría de los hijos: Rosario, Joaquín y Jorge, los primeros trabajos de costura, los cursos de reciclaje, de dirección y economía de empresas, la creación de Novoditex, su proyecto empresarial, los años de dieciséis horas diarias de trabajo. Tantas películas de Armiñán, Médem, Mañas, Amenábar, Almodóvar... Porque tenía que sacar su vida y a sus hijos adelante, pero sin hacer concesiones de ningún tipo. ¡Una vida bien aprovechada!
Hasta que, hace unos cuatro años y medio, por imperativo médico, finalizó su fructífera vida profesional. Pero empezó una nueva etapa creativa (con sesenta y seis años). Recuperó sus viejas libretas y decidió convertirse en escritora, en poeta. Desarrollar lo que siempre quiso ser. Así llegamos hasta el momento actual.
Si no hay amor hay olvido es una obra escrita entre los años 2006 y 2009, coincidiendo con una etapa de especial trascendencia para Sagrario, pero que en modo alguno ha logrado doblegar el espíritu luchador, la vena creativa y el positivismo vital de esta inigualable mujer.
Los años de incertidumbre, pruebas, angustias y batallas le han permitido iniciar un proceso de introspección personal y creativa, que le ha llevado a potenciar los recuerdos y vivencias de aquella chiquilla de la que hablábamos al comienzo de este pórtico, reviviendo el mundo de las experiencias perdidas para que así permanezcan eternamente en la literatura.
El libro está estructurado en dos partes: “Si no hay amor hay olvido” y “Nymphaea (Nenúfar alba)”, cerrándose con un “Colofón de esperanza”. La primera parte la componen siete soberbios relatos, de la mejor factura de la factoría Núñez Molina, enlazando así con su libro anterior, Cuentos en la plazuela, que tuvimos ocasión de publicar también en Sial en otoño del pasado año.
La segunda parte está formada por diecisiete composiciones de prosa poética, ¡qué más da la denominación!, descubriéndonos a una narradora-poeta, a una contadora de historias vehiculadas por la poesía, exponente inmejorable del arte de contar, de la mejor tradición oral que, para nuestra desgracia, ha desaparecido de nuestras casas y, sobre todo, de nuestras vidas, porque en la sociedad actual los mayores ya no cuentan, en ningún sentido.
Casi todos los relatos y composiciones poéticas están precedidos de citas que corresponden a las lecturas que acompañaron a Sagrario durante su largo periplo por las salas de espera de clínicas y hospitales que, curiosamente, solían ser poemarios de autores muy especiales para ella: Manuel Muñoz Hidalgo, Virgilio, María Victoria Atencia, Walt Whitman, Gabriela Mistral, Alberti, Lorca, Altolaguirre, San Juan de la Cruz, Miguel Hernández, Poe, Damaris Calderón, Miró, Bécquer, Teresa de Jesús, Gloria Fuertes, Ángela Figuera, Guadalupe Grande, Aleixandre, entre otros. ¡Qué magníficos compañeros de viaje para combatir la enfermedad y el desasosiego! Tiempo de quimio, radio y poesía.
En definitiva, esta obra representa un punto y seguido, ya que la autora nos hace copartícipes de su vocación inquebrantable y, muy especialmente, de su firme determinación para seguir adelante. Sagrario sabe que está en el camino y, una vez más, hace acopio de mieles y besos para endulzarnos la vida (y el ánimo), porque nos queda aún tanto por vivir y morir que sin autores como ella estaríamos a menudo tentados de tirar la toalla y darnos por vencidos.
Pero ahí, queridos lectores, está Sagrario Núñez, esta polifacética y excepcional escritora, que afirma:
Siento que este manantial, que dentro de mí fluye
producto de tu aliento, no es otra cosa
que enormes deseos de vivir.
Literatura y vida, amigos, es una magnífica combinación que, con una gotas de angostura medicinal y de nuestro licor preferido, puede curarnos de la más negra melancolía.
Bebed, pues, en la literatura y en la esperanza de Sagrario porque son puro bálsamo, aire limpio y goce existencial. Os lo aseguro. Palabra de editor y de amigo.

Basilio Rodríguez Cañada

Presentación de El rostro de la soledad de Víctor Márquez Pailos en Burgos



Queridos amigos:
El martes 27 de octubre de 2009, a las 20.30 horas, tendrá lugar la presentación del libro El rostro de la soledad. Del decir a lo indecible, de Víctor Márquez Pailos, monje benedictino de Silos, publicado por Sial Ediciones, en el salón de actos del Círculo de la Unión de Burgos (Paseo del Espolón, 26, 09003 Burgos. Tel.: 947 20 78 40).
Intervendrán en el acto:
José Pablo Arévalo García-Galán, vicepresidente primero del Círculo de la Unión de Burgos,
Roberto Ranz, profesor de filosofía, psicólogo y traductor,
Eloy Bueno, teólogo y profesor de la Facultad de Teología de Burgos,
Antonio Piedra, poeta y director de la Fundación Jorge Guillén,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y el autor del libro.
Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda., 28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Víctor M. Márquez Pailos nace en Gijón (1968). Cursa estudios de Filología en la Universidad de Oviedo, Teología en la Facultad de Teología de Burgos y Filosofía en el Instituto Superior de Filosofía “San Bosco” de la Universidad Pontificia de Salamanca. En 1991 ingresa en la Abadía Benedictina de Santo Domingo de Silos (Burgos).
De sus años universitarios recuerda con especial gratitud la memoria del profesor y sacerdote Juan de Sahagún Lucas.
A las lecturas de María Zambrano, propuestas en las aulas salmantinas por el profesor Luis Andrés Marcos, cree deber el nacimiento de su vocación al pensamiento. Al estímulo del filósofo y profesor Miguel García-Baró se debe el nacimiento de su primer libro, El rostro de la soledad.

El rostro de la soledad. Del decir a lo indecible
Al cumplirse once años del inicio de nuestra particular singladura editorial, hemos decidido ampliar la nómina de colecciones para poder acoger obras de naturaleza ensayística, que no aborden expresamente temáticas literarias o se engloben dentro del articulismo, subgéneros que encuentran acomodo en otra de las colecciones de Sial: Biblioteca Trivium de Textos y Ensayo.
A esta nueva colección la hemos denominado Sial & Silos Pensamiento, como testimonio de reconocimiento y gratitud a esta abadía benedictina en la que, al igual que tantos otros, hemos descubierto la hospitalidad de sus moradores, quienes nos han hecho depositarios de su afecto amistoso y fraternal. Monjes que reparten sus horas entre los oficios divinos, las tareas mundanas y la armónica belleza del canto gregoriano.
Otra de las razones que nos ha impulsado a vincular el nombre de Silos a la nueva colección ha sido la de recuperar el espíritu primigenio del monasterio como centro intelectual que viene desarrollando importantes proyectos culturales y bibliográficos.
También nos motivó el hecho de que la actual biblioteca monástica silense atesora un significativo número de obras de pensamiento, tanto en su vertiente filosófica, como en la metafísica o religiosa.
La última razón, aunque no la menos importante, la de que dentro de los muros de Silos se pergeñó la idea de esta colección, madurándose y enjaretándose los mimbres de la misma en distintas visitas posteriores.
Es preciso manifestar, por otro lado, que vincular nuestra marca editorial con Silos nos hace sentirnos especialmente motivados a quienes, tras la publicación de más de trescientos títulos, anhelamos que esta “joven” casa editorial siga creciendo y ocupe un lugar destacado en el panorama de las letras hispánicas.
Tampoco ha sido casual la elección de este libro, El rostro de la soledad. Del decir a lo indecible, de Víctor Márquez Pailos, monje del Monasterio de Silos, como primer título de la colección. Entre otros motivos, el hecho de que este trabajo haya surgido del propio modo de vida cenobítico, y el que al final de los tres capítulos principales aparezcan tres semblanzas de dos monjes y del abad de Silos, nos parece un buen punto de partida para la colección, ya que el libro es fuente y manantial a un tiempo; fuente que sacia nuestra sed de conocimiento y manantial del que brotan experiencias e ideas que son testimonio vivo de cuanto se explica y acerca de lo que se reflexiona.
También es preciso hablar, aunque sea brevemente, del autor, Víctor Márquez Pailos, monje, filósofo, poeta y escritor. Un humanista que ha dedicado su vida a profundizar en el estudio de las ciencias teológicas, el arte, la literatura y el resto de las Humanidades, con una excelente formación intelectual. Un religioso comprometido en la tarea de difundir la experiencia monacal, la alegría y el compromiso de su vocación y fe religiosas, e inmerso en la noble labor de avivar la inagotable llama del conocimiento humano y divino. En definitiva, una persona entrañable que desea hacernos copartícipes de su proyecto de vida.
Víctor Márquez es un autor novel, pero en modo alguno es un escritor primerizo, pues ha alumbrado diversos trabajos que, en su afán de dignificar lo que ha de ser proyectado hacia los demás, ha guardado largo tiempo para sí o, como mucho, ha compartido sólo con lectores muy cercanos.
Un primer libro, pues, que destila múltiples lecturas, elaborado con un particularísimo estilo en el que se fusionan diversos géneros literarios: ensayo, memorias, biografías, narrativa, poesía... A destacar el apartado titulado “A Clemente”, perteneciente a la tercera parte, “Decir nosotros”, que quizá podría ser el germen de un futuro estudio monográfico sobre la especial convivencia que tiene lugar en el cenobio, entre el abad y el resto de los monjes...
No quiero finalizar este breve introito sin mencionar el sintético, acertado y sugerente pórtico del profesor universitario y escritor, Miguel García-Baró, que invita a adentrarse en la lectura de esta opera prima de Víctor Márquez, a la que han de seguir muchas otras, ya que posee un amplio y profundo caudal creativo que es preciso canalizar hacia sus lectores.
Que así sea.

Basilio Rodríguez Cañada

Malos tiempos para amar de José María Mozo



Queridos amigos:
El jueves 12 de noviembre de 2009, a las 19.30 horas, tendrá lugar la presentación del libro Malos tiempos para amar, de José María Mozo, publicado por Sial Ediciones, en el Centro Riojano de Madrid (C/. Serrano, 25, 28001 Madrid. Tel.: 91 576 48 52).
Intervendrán en el acto:
Emilio Ruiz Barrachina, escritor y director de cine,
Charis Mundi, escritora y fotógrafa,
Carlos Martínez-Cabrera, presidente de Contrapunto,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y el autor del libro.
Al final del acto se servirá un cóctel.
No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Fax: 91 535 70 53
Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

José María Mozo ha dedicado una gran parte de su vida a la comunicación en su propia agencia de publicidad, una actividad que compartió dibujando humor en la Codorniz así como en otras publicaciones.
Después de abandonar la profesión, se empleó de lleno y con pasión a la escritura, que desde entonces ocupa plenamente su tiempo.
Ha publicado: La publicidad ya no es lo que era, Personal e Intransferible, y Mozo según Mozo. Malos tiempos para amar es su primera novela, donde relata con intensa emoción una historia de amor, entre venganzas, intrigas y traiciones, a modo de reflexión sobre la existencia y la condición humana.

Malos tiempos para amar
En esta época en la que se dan tantos casos de ignorantes con pretensiones de sabios, causa un verdadero placer encontrar a un escritor inteligente como José Mª Mozo.
La novela que tiene en sus manos, amable lector, le va a transportar a un mundo real y por tanto crudo, pero tratado con gran delicadeza y talento. Disfrútelo.

Fernando de Orbaneja (escritor)

Resulta sorprendente que un publicitario que destaca por su capacidad de conceptualización sea capaz de llevarnos en volandas por su imaginación expansiva, como es el caso de Jose Mª Mozo. Un relato lleno de contrapuntos, como su autor; amor y guerra, negocios y venganzas, pasiones y envidias, recelos y sexo... en una novela llena de armonía. Una historia de ayer que disfrutamos hoy gracias a este autor único.

Carlos Martínez-Cabrera (presidente de Contrapunto)

La historia se desarrolla en Arenas del Guadiana, frontera con el Algarve portugués, entre los años treinta y cincuenta del siglo XX, con una trama argumental que sufre los embates de la revolución, la guerra civil y la consiguiente represión durante el franquismo.
Los protagonistas son una joven pareja que personifican los valores de la época: ella educadora con ideas libertarias y él trabajador infatigable y casi analfabeto, que sigue y aplica lo que su mujer enseña.
Durante la posguerra la historia se torna cruel, dura e implacable, con peripecias algo rocambolescas y derivaciones colaterales, desarrolladas tanto en Portugal como en España, hasta terminar con un final insospechado y muy imaginativo.
En esta novela abundan las escenas amorosas y tiernas, junto a momentos de acción y violencia, propios del relato, en situaciones de conflicto y enfrentamiento por ideas, intereses y pasiones políticas.

Basilio Rodríguez Cañada

sábado, 10 de octubre de 2009

Proserpina infelice de Marisol Esteban


Queridos amigos:
El jueves 15 de octubre de 2009, a las 19.30 horas, tendrá lugar la presentación del libro Proserpina infelice, de Marisol Esteban, publicado por Sial Ediciones, en la sala Manuel de Falla de la Sociedad General de Autores y Editores SGAE (C/. Fernando VI, 4, 28004 Madrid. Tel.: 91 349 95 00).
Intervendrán en el acto:
José Manuel Ciria, artista plástico,
Carlos Delgado Mayordomo, crítico de arte y escritor,
Tino Barriuso, poeta y prologuista del libro,
Basilio Rodríguez Cañada, editor y presidente del PEN Club de España,
y la autora del libro.
No faltéis. Os esperamos.

Sial Ediciones
C/. Bravo Murillo, 123 - 3.º Izda.
28020 Madrid
Teléfono: 91 535 41 13 - Correo electrónico: prensa@sialedicion.es

Marisol Esteban Repiso (Roa, Burgos). Con diecisiete años dejo sus raíces para ubicarse en Madrid. Estudió Magisterio, es Esteticista y ha estado vinculada con el mundo de la producción musical, captando nuevos talentos y organizando eventos.
Sus primeros textos creativos datan de la etapa adolescente, llegando incluso a ganar diversos premios, aunque hasta 1998 no se plantea retomar en serio su carrera literaria. Una intensa y continua relación profesional con artistas plásticos y con escritores ha reforzado su vocación literaria, que sigue alimentado con ilusión y el deseo inquebrantable de perfeccionamiento en su trabajo.
Proserpina infelice, su primera novela, denota una fluidez narrativa y un estilo depurado más propio de quien tiene a sus espaldas una dilatada trayectoria como novelista. Logra establecer una trama narrativa, cuajada de sentimientos y emociones, con personajes mágicos y tremendamente reales a un tiempo.
Una joven y prometedora escritora que aún nos depara gratas sorpresas y mucha literatura por descubrir.
Proserpina infelice
Vega Uriel crece encerrada en su mundo, al borde del abismo, amenazada por el temor a no tener derecho a existir. Tras el vértigo de su primera juventud, conocerá el dolor infinito del amor a un profesional del castigo. Será Lula, una mujer de personalidad arrolladora, quien la rescate de la degradación y le haga emerger por primera vez de las profundidades.
Instalada ya en la realidad junto a Martín, su marido, regresará a los infiernos cuando pierda a su amiga, y en esta ocasión, la última, será para recuperarla. Lula, antes de morir, le ha dejado una serie de señales que irán llevándola hacia la enigmática mujer de un cuadro pintado por Dante Gabriel Rossetti. Vega se obsesionará por descubrir su identidad, su secreto, y nos trasladará hasta la Inglaterra del siglo XIX, al núcleo mismo de la Hermandad Prerrafaelita.
Con la precisión de un orfebre e incuestionable maestría, la autora se mete bajo otra piel, hechizada por una lejana e hipnótica melodía, para encontrar la respuesta a una compleja cuestión: ¿es posible que las almas unidas por fuertes vínculos durante una vida, también lo estuvieran en existencias pretéritas?
Si lo desean, pueden intentar despejar esta incógnita y conocer en profundidad qué llevó al pintor a retratar de manera tan peculiar a la sugerente modelo. Adéntrense en la lectura de este libro, un regalo para el lector sensible, una obra rica en vivencias, donde coexisten la vida y la muerte. Si aceptan dicha propuesta se encontrarán, frente a frente, con su propio destino. Atrévanse a encararlo. Gocen y sufran… Formen así parte del mundo de Marisol Esteban, de Proserpina infelice, que al fin y al cabo es la misma historia.

Basilio Rodríguez Cañada