lunes, 18 de julio de 2011

Suma poética en Diariocrítico.com



Artículo de Fernando De Salas López, Doctor en Ciencias de la Información extraído de:

Basilio Rodríguez, es un hombre lleno de certezas que sostienen la totalidad de su fecunda vida poética condensada en el más de medio millar de páginas en su libro Suma Poética. No se trata de un poeta con una inquietud intelectual circunscrita a una dedicación monográfica. Viaja “Duc in Altum” (Mar adentro) y fija su atención en el amplio temario del amor, el desamor, la ilusión, la libertad, la fantasía, los sueños, la imaginación, las realidades, los  instintos, el poder, el silencio de la palabra, … que le impulsan a la firme adhesión de la mente hacia ellas, sin temor a errar.

 Ha construido en su libro un mensaje estético que dirige a los hombres y mujeres de hoy, especialmente a los jóvenes, a quienes envía una comunicación que los lectores serán los encargados de descifrar.

 El autor sabe que su poesía trata de convertirse en una fuente de goce estético e intelectual y que también transmite conocimientos sociales, históricos y humanos. Así como cumplir su función de evadir de la realidad concreta y cotidiana.

 Dotado de inspiración –esa cualidad origen de la creación poética– no deja de asomarse a los misterios del alma humana: el amor, la fugacidad de la vida, la religiosidad, fecundo venero para los creadores. En toda su obra muestra la pulsión poética del yo.

Basilio, conocedor de la historia de la poesía, sabe que Platón en su “Apología de Sócrates”, ya descubrió que la inspiración es el origen de la creación poética. Y también que la imitación de la realidad – la mimesis – es concepto fundamental para los griegos. Dio a conocer tres modalidades La poesía lírica, egocentrista, que por medio del yo expresa los sentimientos; la poesía dramática, a cargo de personajes distintos al yo; la poesía épica, en la que el yo se mezcla con otros personajes.

 No ignora que para los románticos la poesía puede ser una intensa inspiración estética de la persona que anhela la belleza que el arte contiene. Y asimismo, una búsqueda de la belleza absoluta.

 Conoce la opinión de que todo elemento puede ser materia poética, y cualquier signo lingüístico cabe en un poema. Y la existencia del verso libre, la prosa poética y el poema en prosa.

Como poeta actual, Basilio Rodríguez, escribe en libertad y nos muestra en el libro recuerdos de la adolescencia, viajes, ciudades, cartas de amor… Como buen poeta dedicó un soneto a la “palabra”, ese conjunto de sonidos articulados que expresan una idea, y que permiten al hombre la facultad de hablar. Lo titula “El silencio de la palabra”: El narrador de convirtió en palabra./ Cometió la torpeza de volar/ cuando no era la ocasión./ La palabra interminable/ buscó espacios abiertos,/ ebria de angostas resonancias./ Atravesó mapas de cielos,/ para dibujar los trozos de su voz,/ en azulados silencios estelares./ Y se perdió para siempre, / recogida en los ecos de la noche.

En un tiempo reciente (1995 – 2007) vuelve con el amor y los viajes, y da paso a la muerte. Concluye el libro con el determinismo.

Las visiones vanguardistas le permiten reflexionar como acreedor de eternidades, y sus fuentes de la memoria, cual manantial dulce, nos describe ciudades como París bajo la lluvia, –ciudad permanente inspiradora de poetas y cineastas– con  rasgos inéditos: “Tambores africanos junto al Sena”. En Trocadero se bailan los ritmos de la selva.

Basilio, medita sobre las personas mientras se mueven al compás de música tropical. Las danzas de la noche/ trasmiten el dolor/ de los que llegaron del Sur: / añoran lo que fueron, / carecen de presente. / Y  el dios de la fortuna/ naufragó con la patera. / Esperan encontrar/ lo que perdieron para siempre.

Viajero incansable ha transitado por los caminos del mundo para llegar a pueblos y ciudades.  También por los exteriores e interiores del hombre, para saber de sus sentimientos sociológicos y de interrelación. Y los íntimos, que afloran menos al exterior. Descubrir personalidades y futuros comportamientos.

Profundiza hasta la muerte como única y primera certeza del ser humano desde su nacimiento. La vida es un intervalo entre el ojo que se abre y el que se cierra. Invita a vivir intensamente cada instante.

Su mensaje final es el Determinismo. Las casualidades no existen. Nada ocurre por azar. Todo cuanto acontece está previamente diseñado. Las más extrañas circunstancias obedecen a las leyes inexorables de la lógica.

En un análisis valorativo de la actividad de Basilio Rodríguez como poeta transmisor de mensajes sociológicos, así como director de editorial Pigmalión, propulsora de la obra poética, el balance no puede ser más positivo por su contribución a la literatura en general y a la española en particular.

Lector, asómate a la Suma Poética de Basilio Rodríguez, gozarás con los cinco sentidos, conocerás mejor la intrínseca y complicada naturaleza humana, y sus distintas variables como experiencia amorosa. ¡Merece la pena!

No hay comentarios: